Arde Troya

Arde Troya. Sin Vox ni votos

Uno de los focos locales de interés de las últimas semanas es, sin duda alguna, Vox Málaga y sus primarias para la presidencia provincial

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Uno de los focos locales de interés de las últimas semanas es, sin duda alguna, Vox Málaga y sus primarias para la presidencia provincial. La formación ha estado inmersa en un polémico proceso que desembocó en la repetición de las elecciones, tras anular la dirección nacional la primera convocatoria por supuestas infracciones de su normativa electoral interna.

Como todos ustedes saben, en la segunda cita ganó Enrique de Vivero, el candidato que se presentaba como oposición al oficialismo o aparato.

Ayer sabíamos por Málaga Hoy que una plataforma de militantes piden ya una gestora, ‘informados’ o abducidos por los libelos de una web de referencia para especialistas en el fango, según la cual, el ganador de las primarias habría contratado una campaña de 70.000 euros: es decir, induciendo a sus lectores a una presunta financiación irregular.

Cualquiera podría pensar que el ex coronel de la Legión estaba siendo objeto de un chantaje con audios troceados e interpretados según el interés del supuesto empresario que afirma que se le encargó la supuesta campaña. Pero, lo que sí deja claro la existencia de esos archivos, es que De Vivero trató o tuvo alguna relación con estos posibles o presuntos chantajistas.

Tampoco deja de ser curioso que a De Vivero le hayan acusado de financiación ilegal cuando ha habido muy poco o nada que pagar en la segunda vuelta de estas primarias (les recuerdo que se prohibieron los actos presenciales y se hicieron simples encuentros telemáticos).

Lo que sí tiene gracia es que alguien mencione la financiación irregular o ilegal en ese partido ¿Ya no se acuerdan sus afiliados patriotas que la dirección nacional confirmó públicamente haber recibido un millón de euros de grupos en el exilio de la oposición iraní?


De Vivero dimitió ayer mismo por la tarde aduciendo querer defender sus intereses personales por la vía legal y las primarias de Vox Málaga nos dejan muy claro que la democracia interna les sienta mal al partido de Abascal.

Ahora le toca a Ortega Smith demostrar si es capaz de enderezar la estructura De Vox en Málaga, una provincia que les ha dado dos diputados en el Congreso y que lleva años siendo un polvorín de conflictos y luchas intestinas. 

COMENTARIOS